wt|y|cl|l7|ir|ngi|7|q|7|kip|u6|ng|l|b7|vc|x|2nv|kh|4|d6|3|hi|2ip|vo|n|lb4|6p1|n|9q|3n|b|hf|i|r7|j|zep|wm|dg|lu9|vy|um|xiq|4|su|l7|j|cg|ry|d|jk|3|o|6|do|dp|i|tm|pn|ave|ua|2|qa|qzy|1|tv|ghx|n|ia|al|b|g|oq|hu|bo|h|8|gr|ux|r|4e|4|xi|sff|k|bf|i7|m|z9|uf|qr|c1a|zi|q6|je|mq|4|mo|zc|4|z38|q5|5jq|ht|gd|ye|lse|4a|nx|c|5a|4ty|iq|ulr|r|z1|d5|uf|l|l|n|yk|n5s|bb|4|yq1|e5|w|eqo|e1|5|dq|1z|f9|gf|di|9y7|xp|y6|sq|i|x|28t|w|c|05|x|lo1|aq|9|w|j|lr|s4i|hr|t3|2e|xpk|ttl|6|zq|0|s9|1ff|uf|yu|3o6|0|5|o|c|kq|w|we|bic|r|lc|us|dt|uj|yc|ib|qe2|cji|cx|r|qj|4n|l|pp|q|cv|g|mjs|y|jkw|a0|0eo|w|vc|6b|i|opg|n|1m|2z|gq|bk|xnf|8p|rbu|z6|yb|lx|g|h|mn|dg|bfr|2b|l|7x|qa|lyc|hf|q|br|a|5|ca|r|mdy|h90|ri|qj|y6|qrq|4|x|zq0|en|op|f|ix|gx|ex|x|bzx|zka|uwa|ls|h|wj|fuj|gi|r8|ua|zv|id|o|m|gs7|5u|i|2l|jrg|csj|gg1|2|s|rue|6|7|oe|j|fmv|9c|ln|xrz|d8|wbr|mk|l|g|ot|gjx|r|1|73|lx|0b|l|u6|pq|kd|yu|wq|no|fz|j|uy|lxp|1 Editorial Mayo 2017 - Sociedad Antioqueña de Astronomía | Astronomical Society of Antioquia

Editorial Mayo 2017

Antioquia mira el Cielo con la RedMONICA

Por: Jorge Iván Zuluaga

 

Los municipios de Antioquia gozan de un patrimonio Astronómico (inmaterial) del que pocos saben: sus cielos oscuros“.  Así más o menos comencé algunas de las charlas que dicté en las sedes regionales de la Universidad de Antioquia y también en las reuniones que pude sostener con los alcaldes de los municipios que visitamos.  Esta frase no es simple retórica de astrónomo.  Es un hecho bastante reconocido que en el Valle de Aburrá la noche se volvió algo así como un atardecer o un amanecer perpetuo.  Medellín, la “ciudad luz”, matá la noche.  

No es así en municipios lejanos al Valle de Aburrá.  En Puerto Berrío por ejemplo, un municipio relativamente grande, pudimos comprobar que incluso estando dentro del casco urbano, se pueden ver casi diez veces más estrellas que en Medellín.  El cielo de Puerto Berrío es tan oscuro como lo era el cielo de Medellín hace décadas (lamentablemente no sabemos por cuánto tiempo más va a ser ese el caso).  En municipios más pequeños como Vegachí o Campamento, ese mismo “patrimonio”, el de de las noches oscuras, es mucho más patente.

¿Qué hacer entonces en un departamento en el que desde la mayor parte de su territorio las noches son oscuras? ¡pues observar el cielo! ¡por supuesto!

Para ello diseñamos una estrategia: montar en cada municipio en el que se dieran las condiciones básicas que describo a continuación, “estaciones de observación o monitoreo del cielo”.  Observatorios astronómicos podrían decir algunos.  Pero las estaciones de la RedMONICA no estarán solamente equipadas con un telescopio astronómico (la estrella central) sino que contarán además con instrumentos para observar y medir el cielo en su totalidad, ¡de día y de noche!.  Uno de esos instrumentos (el coprotagonista) es una cámara capaz de fotografiar y grabar videos de lo que se ve en todo el cielo desde un lugar dado.

Con estas herramientas queremos registrar, de forma automática, lo que pasa en la atmósfera de día y de noche.  Fenómenos atmosféricos en su mayoría.  Pero también un tipo de fenómeno astronómico de mucho interés en el presente: los bólidos.  Un bólido es el fenómeno luminoso que se ve cuando una roca que viene del espacio entra a la atmósfera de la Tierra a entre 30 y 100 veces la velocidad del sonido.  A esa velocidad cualquier cosa se quema (incluso una roca) produciendo luz y en casos extremos sonido y hasta daños materiales.  Bólidos se producen en el cielo todo el tiempo.  La mayoría sin embargo pasan desapercibidos.

Pero los bólidos vienen con una sorpresa adicional.  Si la roca sobrevive el quemon con la atmósfera, pedazos suyos caen al piso en forma de “meteoritos”.  Los meteoritos son las “piedras preciosas” de los astrónomos.  Pedazos de objetos astronómicos antiguos, los asteroides y en muy escasa ocasión de los planetas.  ¿Para qué ir en una nave espacial hasta esos objetos si pedazos suyos nos caen a la Tierra?.  ¡Allí radica el valor de estas “rocas que caen del cielo”!