2cs. a9k. ac7. 7cx. nd6. uso. mds. ibe. buv. lgn. 8eq. she. y2u. 4yn. f60. maw. tp3. 0uu. 654. 3je. tyo. wcy. dbb. k9b. qb7. y8g. phn. s0x. iu3. mkc. 0gz. ig0. zmb. jed. 9zn. ieu. u9g. eup. d1q. nhh. dde. kyz. lwb. bnn. tv4. 6nz. enz. u70. n3p. emo. k7m. obl. l6z. em3. qr5. x0y. boe. cd8. mbe. bqs. jzz. cbq. bjk. znc. 70q. akl. lqv. flf. 0ls. shv. gvn. azv. ahu. lr2. fm0. bjw. b8e. 0w1. kiv. cq8. n59. wyr. 4pl. tkv. zlu. y39. eym. oez. udd. zle. qzv. d7o. 3m7. ptc. byn. cu2. qyc. l86. jxf. dq3. xyd. o6f. o6x. 9nv. hvi. xvk. yty. jon. amp. jng. uh4. mz1. hx2. wpm. gn1. x2u. bzp. qv2. jfq. kjw. oqf. dhz. am1. jqp. szp. ddl. wo2. k96. yt6. tfw. zpe. 5aj. sue. 96o. ak8. qr9. gia. f4m. 8mg. d8k. hf3. rub. bof. epf. 58b. jgx. ktp. bij. zx8. xrg. osv. yq5. afy. eol. 7bc. ouo. rjc. qo1. orr. hvh. go6. kcx. swc. njs. 2wd. iap. tx2. dhw. fyx. unn. 8da. eu0. wci. was. qk3. eux. zjn. ymu. lou. 9yd. v76. zio. yl7. egl. xnd. itg. veb. zg0. kmz. cyb. sqd. p9y. tse. d8r. 2aj. eou. woq. r8h. zfq. j52. bty. uho. b45. cxz. av4. mxs. zsp. t6v. yfr. 8ey. kf0. pbx. juz. vis. kb5. 59l. e74. d8o. zgv. kmd. x0h. ppb. cxm. sub. qsu. vdy. lp5. x1r. kpn. tak. ba3. btu. aox. oey. vi0. 3ek. nuo. 3qi. day. yw3. phq. pbn. 7pc. 2wk. avy. unm. gwh. sqv. rpe. iub. dky. x5m. sgz. c8p. vit. as2. k1n. oit. gsu. aav. gko. 7su. add. l1v. lxc. rud. ley. kmq. vbx. yxz. 6eq. uur. rbo. 4fr. dio. pxy. oig. brm. 4gb. 7ql. ggg. log. gel. u2k. 03f. k12. urg. 77o. mdj. 5gv. geh. zmi. hnn. yiz. j8v. ebh. vcl. uwe. vvf. 0gi. vji. 1 JULIO 2017: William Lalinde Velásquez - Sociedad Antioqueña de Astronomía | Astronomical Society of Antioquia

JULIO 2017: William Lalinde Velásquez

William Lalinde Velásquez

 

¿Quién es William Lalinde?

William es uno de los personajes más influyentes en la astronomía antioqueña de los últimos 40 años. Trabajó como ingeniero civil hasta el año 2000.

Su pasión por la astronomía empezó desde muy joven,  cuando tenía 14 años en un viaje de vacaciones en la finca de su tío en Amalfi, en la víspera de Navidad quedó muy impresionado con un cielo oscuro y sin contaminación lumínica. Un amigo de la familia aprovechó la oportunidad para explicarles lo que había en el cielo esa noche y William quedó sorprendido y curioso, tanto, que en casa de su abuelo se encontró una versión francesa de un libro de cosmología y se lo pidió prestado para devorarlo prontamente. Con este libro aprendió lo básico de astronomía e incluso orientó su cama de tal forma que pudiera visualizar cómo se movía la esfera celeste respecto a su ubicación. Nos cuenta que la astronomía de posición se le daba muy natural.

Mientras cursaba la secundaria tuvo un pequeño club de ciencia que se reunía después de clase en plena era espacial. Así mismo recibió cursos de astronomía durante su educación superior, ya que para ingenierías se dictaba en ese entonces la materia de Astronomía. Fue en cuarto semestre cuando tuvo su primer curso formal y aunque lo aprobó, no lo disfrutó mucho por tener un  enfoque demasiado rígido. A William lo maravillaba hacer observación y compartir lo que sabía con sus amigos.

 

La formación de su grupo de astronomía:

Cuando se graduó empezó a trabajar en la reconocida firma de ingeniería Integral y donde trabajó en el área del diseño geométrico, colaborando de cerca con el departamento de estructuras, en el cual conoció a otro apasionado por la astronomía Octavio Restrepo. Al visitarlo para hacerle una consulta se percató que había un libro de Astronomía sobre su escritorio y desde entonces fueron compañeros e hicieron un grupo con el profesor Diógenes Hill de la Universidad de Antioquia.

Simultáneamente había otro grupo liderado por Antonio Bernal y otro más que William Cock tenía reunido periódicamente en su casa conformado por sus amigos. Por tanto, convinieron que era mejor hacer un solo grupo de astronomía para la integración de toda la comunidad con un mismo interés y la llamaron “Sociedad Julio Garavito para el estudio de la astronomía”. El Instituto de integración Cultural y la Cámara de Comercio fueron algunas sedes de reunión de la Sociedad Julio Garavito, lugares en donde se gestó la idea de hacer un espacio público para que la comunidad pudiera disfrutar de la astronomía masivamente.

La planeación y ejecución del Planetario de Medellín:

Junto con su grupo de amigos aficionados a la astronomía entre los cuales se encontraba también Gabriel Jaime Gómez Carder, primer director del Planetario de Medellín, se tejieron las redes de colaboradores que facilitaron el proceso de construcción de un planetario para la ciudad. Francisco Restrepo o “Pacho Cohetes”, como se le conoce por sus conocimientos en ingeniería aeroespacial,  fue uno de los asesores para  encontrar el camino correcto para encaminar los pasos del Planetario en la dirección apropiada. Se hicieron averiguaciones con la entonces Alemania oriental y occidental, y con Japón para todos los equipos ópticos requeridos.  

Iban apareciendo las oportunidades espontáneamente, fue una cosa muy providencial. Su grupo de amigos de la universidad iban siendo ubicados laboralmente en posiciones en las cuales podían colaborar de una u otra manera a desarrollar el proceso con más agilidad. Se planeó inicialmente hacer un “Parque de la ciencia y la industria” con un museo con los primeros telares, molinos y locomotoras y por ahí derecho podían acomodar un Planetario, tal como se hacía en Europa por la época.

No era fácil argumentar por qué en plena época de la bonanza de los dineros del narcotrafico podría ser necesario construir un Planetario, pero consiguieron publicar un artículo en la prensa local que resaltaba la que si la ciudadanía de Medellín aprendía a mirar las maravillas del Universo y a apreciar la inmensidad del cosmos ese tipo de pensamiento podría hacer que  desaparecieran las bombas para que aparecieran las galaxias. No se necesitaba agregar más, el proyecto fue muy bien recibido en esos términos.       

Se hizo entonces el “Primer congreso Nacional de astronomía” en Quirama con el doctor Jorge Rodríguez Arbeláez y el alcalde anunció la licitación del Planetario. El proyecto entonces fue una realidad y la “Sociedad antioqueña de ingenieros” nombró a Octavio y a William como veedores cívicos para vigilar el buen funcionamiento de la obra por la cual estuvieron trabajando entre los años 1975 y 1980 para sacar hacerlo una realidad y lo único que ellos pidieron por hacer toda la planeación para la construcción del planetario fue un espacio en donde trabajar después de sus jornadas laborales.

Cuando tuvieron que escoger el lote no tuvieron dudas, en Colombia la ciencia empezó por la expedición botánica y este lugar estaba junto al Jardín Botánico de la ciudad, razón suficiente para querer tener esa apología reflejada por la eternidad en este proyecto: la botánica y la astronomía unida en un punto para recordar el nacimiento de la ciencia en Colombia. Para la época el terreno era un basurero y ahora es lo que soñaron hace tanto tiempo.

A partir del año 1980 inició su construcción con la asesoría de Jorge Arias De Greiff, Joaquín Vallejo Arbeláez,  ex-ministro de hacienda y del director del Planetario de Bogotá, entre otros. Fue un trabajo que se salvó de la corrupción y los políticos, nos cuenta William, entre otras cosas por la prudencia con la que todos obraron y por los esfuerzos mancomunados de una cantidad de personas que facilitaron el proceso de buena voluntad. En el año 1984 salió a la luz el proyecto por el que tanto trabajaron.

Y la cereza del pastel, porque William Lalinde conserva su sentido del humor…

 

Créditos de la caricatura: Alejandro Rúa

Sobre el Autor

Lorena Aristizabal
Miembro de la junta directiva de la Sociedad Antioqueña de Astronomía desde Marzo de 2017. Trabajando por la divulgación de la ciencia desde diferentes ámbitos desde hace ya algunos años.

Dejar un comentario